domingo, 16 de noviembre de 2008

Un mar de dudas

No sé si asustarme o maravillarme.
El resto de mi existencia se extiende ante mí como un mar incontrolable, inmenso, desconocido.
No sé sí extasiarme ante su inmensidad, que me ofrece mextraordinarias posibilidades, lugar para todo, escondite y morada, o temer su imprevisible fuerza, las mareas poderosas que pueden arrojarme con fuerza a la orilla.
Aún no he decidido qué disfraz escoger: si el carro de Neptuno o la barca de Caronte.
Creo que, por mi bien, voy a hacerme un tridente de determinación y a domar esa extensa porción desconocida que es mi vida futura.

6 comentarios:

Conso dijo...

"Vida futura"...
Con tridente en ristre a pinchar el presente hasta que sangre... de amor.

Chencho dijo...

Con tridente o sin el. Tira palante, Sin miedo, equivocarse es de humanos y no hay aprendizaje sin error. Disfruta con lo que haces y no te fuerces más de lo que te pida tu interior.
Un abrazo.

Cata dijo...

hola preciosa!
nunca temas al miedo, hazte su amiga.
no dudes, simplemente acompaña a tus dudas.
Sin errores no se aprende.
Escoge tu mejor disfraz: tú misma.
besos buena semana

Emma dijo...

IDEM


Te espero en mi isla (bailaemma@yahoo.com)
Un abrazo

Lena de mar dijo...

cuando te zambulles en esa mar, las dudas se disipan progresivamente... adentro, mar adentro mientras quede un sólo remoooo, dice manolín garcía.

besitos maarinos

dintel dijo...

Tridente siempre me ha sonado a demonio. :P