martes, 20 de mayo de 2008

Las rayas de la mano

Las rayas de mis manos solían ser una de mis señas de identidad.
Una a miga un poco supersticiosa me dice que, cuando las lee, puede averiguar o recordar sucesos de mi vida. Yo no me creo nada, pero les tengo cariño: son mis rayas.
Pero, me temo que, desde el próximo 31 de mayo, voy a tener un nuevo mapa en mi mano izquierda. Me tienen que operar, por segunda vez.
Yo quería retrasarlo hasta octubre, para no trastornar el fin de curso, pero parece que el médico no quiere: dice que ya tiene comprometido el quirófano.
Así que, desde mañana, corre que te pillo a preparar el preoperatorio y todo eso.
Un beso, niñas, que ya, con escribirlo aquí, parece que me lo he tragado.

4 comentarios:

dintel dijo...

Suerte y al toro. Raya más o raya menos, qué más da?

Conso dijo...

Eso digo yo, sabemos de sobra que te funcionan de miedo.
Venga, ya me cuentas.

Yo misma dijo...

Mucha suerte, ese dia te enviaré toda mi energia positiva.

María dijo...

Deseo que cuando te operen salga todo bien.

Yo sí creo en esas cosas, aunque hay que saber interpretarlas.

Un beso.