sábado, 22 de diciembre de 2007

El amor sin deseo

Pues pensaba yo hoy sobre lo que me faltaba para estar alegre, para disfrutar de una de las personas a las que amo.
Y se asomó el pensamiento del deseo.
Creo que quiero juntar el amor y el deseo. Y no tengo sosiego porque no se juntan.
Y lo llevo muy mal.
Me entristece sin remedio verla a mi lado sin poder compartir caricias, besos y todos esos pequeños grandes gozos.
Y cuando yo me entristezco, ella lo nota y me rechaza.
Y es un círculo vicioso del que no sé salir.
Voy adentrándome cada vez más en mí. Cada vez sé dar (y darme) menos explicaciones. Cada vez callo más. Cada vez soy menos simpática, menos agradable. Cada vez me alejo más de las personas, en especial del as personas a las que quiero.
Y lo noto y no me gusta.
Y creo que mi amargura es el desono compartido.
¡Que así no sea!

martes, 4 de diciembre de 2007

Las cosas que me vienen hoy a la mente tienen que ver con el pensamiento a cerca del pensamiento: es decir, con el metalenguaje.
No reflexionamos suficientemente a cerca de lo que pensamos.
Incluso no pensamos sobre los pensamientos que están ocultostras lo que hacemos.
Y así nos va (me va).
Bueno, pues ya lo dije en el título del blog: soy una irreflexiva.
Algunas vecesmeoy cuenta y algunas otras intento cambiarlo reflexionando un pocomás.
Por cierto, que no estoy segura de que el amor y la pasión sean diferente cosa.